Quiénes somos

DSC_0630

Si hay algo que los Fundadores tuvieron claro desde el principio, es que todos los niños y familias que se acercasen a nuestra entidad o participasen en sus actividades, debían estar rodeados por profesionales y colaboradores capacitados para entenderles y atenderles. Tenemos que desterrar de nuestras mentes la sensación de estar haciendo un favor o haciendo una obra de caridad cuando tratamos a una persona con discapacidad. Estamos hablando de los derechos que les corresponden por el hecho de ser personas, como lo somos todos. Puede ser que necesiten más recursos a todos los niveles, pero esto no debe ser una rémora. Para nosotros supone un estímulo y un reto apasionante e ilusionante que procuramos trasmitir a todos los que nos rodean.

El nacimiento de un hijo con discapacidad intelectual o con una necesidad específica del aprendizaje aparecida durante su desarrollo, supone un cambio decisivo en la vida de cualquier familia, y un estímulo constante para desarrollar al máximo sus potencialidades y poder prepararle para formar parte con plenitud de la sociedad que lo acoge.

Dentro del proceso formativo de sus hijos, los Fundadores de Lacus Aragón conocieron el trabajo que estaba realizando TALITA Fundación Privada desde hacía más de una década en Barcelona (ahora ya son 15 años). Dicha Fundación, surgió de un grupo de padres y profesionales vinculados al mundo de la educación, y en relación directa con las necesidades educativas especiales, tanto a nivel personal como profesional. Después de estudiarlo en profundidad, los Fundadores de Lacus Aragón vieron que sería muy positivo el aplicarlo en Aragón y ayudar a otras familias en nuestra misma situación y, gracias a su inspiración y apoyo, decidieron lanzarse a esta ilusionante “aventura” que, tras 5 años de funcionamiento, ha supuesto un momento de madurez que llevó al Patronato de la Fundación a cambiar la denominación de la misma (antes el nombre era Fundación Talita Aragón). No obstante, seguimos contando con Talita Fundación Privada para el asesoramiento técnico.

Aulas itinerantes

Como en Talita Fundación Privada, nuestro principal proyecto son las “Aulas Itinerantes” mediante las cuales el Educador de la Fundación se desplaza al centro educativo elegido por los padres para apoyar al educando con necesidades educativas especiales dentro de su horario y entorno escolar. Los niños que reciben este servicio pueden tener Síndrome de Down, TEA (Trastornos del Espectro Autista- Asperger, Autismo), retraso mental, TGD (Trastornos Generalizados del Desarrollo) parálisis cerebral, distrofia muscular, trastornos motrices, Síndrome de Williams, Síndrome de X frágil, Síndrome Giles de La Tourette, trastornos conductuales, trastornos adaptativos y relacionales, TDAH (Trastorno por déficit de atención hiperactividad), retrasos globales madurativos, trastornos del desarrollo y dislexia.

Queremos poner nuestro granito de arena para ayudar a aquellos que reciban los servicios de nuestra Fundación, a lograr una integración plena y real en el mundo que les rodea, desarrollando al máximo sus capacidades. Estamos convencidos además de que esto hará mejores personas a todos los que les rodeamos. El contacto con la diversidad enriquece y transforma al ser humano. Lograr que niños y jóvenes convivan con la diferencia, conociendo la riqueza de sus valores durante sus años escolares, supone una revolución transformadora.

Objetivos

Nuestro objetivo e ilusión es aplicar los métodos y la experiencia recibida desde Talita Fundación Privada, para dar una respuesta comprometida y coherente a la diversidad en los centros educativos, en el mundo laboral y en la sociedad aragonesa en general. Es necesario que la persona diferente aprenda hábitos, normas de actuación y de convivencia normalizadas para vivir dentro de la sociedad que le ha de acoger en el futuro. Y la mejor manera es hacerlo en interacción con los demás, con la propia experiencia. Esta experiencia beneficia también a la sociedad, que aprende a vivir con sensibilidad, responsabilidad, humanidad y cariño y así, al conocer tan de cerca el mérito que supone este esfuerzo, ayuda a superar las propias carencias y problemas. La vivencia de una sociedad plural y diversa no da cabida a la intolerancia, a la discriminación y a la negación de la dignidad de ninguna persona y menos, por el hecho de tener una discapacidad.

A menudo, los centros educativos y los padres se encuentran solos y desorientados ante la diversidad de las dificultades de aprendizaje de los niños. La Fundación ofrece los servicios educativos necesarios para dar una respuesta responsable a la integración de la persona, mediante un grupo de profesionales con formación y experiencia trabajando, de manera coordinada, estos tres niveles fundamentales para su desarrollo; la familia, el centro educativo y los educadores.

Actividades

Además de nuestro “proyecto estrella” de las Aulas Itinerantes y nuestro Departamento de Orientación, la formación (para la que procuramos traer a profesionales referentes en el mundo de la discapacidad intelectual) supone la base de nuestro trabajo. También los momentos de convivencia tienen una gran importancia para nosotros y por eso las Jornadas de las Familias (que el pasado mes de septiembre cumplió su 5ª edición) o el Proyecto de Ocio en el que participan niños con y sin discapacidad (y que ha supuesto el consolidar una Escuela de Familias y un grupo de Voluntariado estable), suponen un punto de encuentro de personas y familias con y sin discapacidad, en que ponemos en práctica la integración real que promueve nuestro ideario.

Tenemos como objetivo el beneficio de toda la sociedad, ya que la integración de las personas con retrasos o disminuciones en el centro educativo normalizado los beneficia tanto a ellos como a los demás alumnos y a los profesores, y también a todo su entorno, porque con la experiencia vivida día a día aprendemos a entender y a aceptar las carencias personales y ajenas, a respetar sin discriminar, a valorar el esfuerzo con afán de superación, a amar a los demás por lo que son. Nuestra intervención también pretende dar herramientas para hacerlos competentes para entrar en el mundo laboral y para sus relaciones sociales.

Tú puedes contribuir a hacer realidad nuestro compromiso con toda la sociedad. Queremos ayudar también a los más desfavorecidos que necesitan nuestra ayuda y nos detiene nuestra limitación económica. Ayudar a nuestros niños es ayudar a la sociedad del futuro.

Te necesitamos, y necesitamos la ayuda de muchos como tú, porque ¡vale la pena!.
Muchas gracias por tu esfuerzo, sin ti no podemos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Menu Title